Quantcast
El último vídeo de Spoon es la recreación perfecta de una mente hackeada

La pieza trata de explicar con imágenes qué pasaría si un ordenador pudiera acceder a nuestra memoria.

La vieja creencia, atribuida a comunidades poco civilizadas, de que las cámaras fotográficas robaban las almas de las personas, no es tan distinta de una más cercana a la ciencia ficción como es el hackeo de la memoria de una persona. El puente que se tiende entre estas dos ideas se debe a que de alguna manera representan un miedo de la misma naturaleza. Este es el punto de partida para el desasosegante vídeo que acompaña a Inside Out, una de las nuevas canciones de la banda estadounidense Spoon, que ha sido ideado y editado por el diseñador español Mau Morgó.

La pieza es oscura e inquietante a la vez que un pequeño universo de recuerdos alterados. Para Morgó la clave está en llevar la idea del robo de almas a un escenario tecnológico –no en vano el lanzamiento de Spoon lleva por título They Want My Soul. El vídeo muestra las imágenes creadas por Todd Baxter convertidas en recuerdos que se ven afectados por un error o por la pérdida de una parte esencial. Una línea narrativa a través de los personajes creados por Baxter para la dirección artística del álbum que trata de explicar de una forma visual qué pasaría si un ordenador pudiera acceder a nuestra memoria y transformarla sin que nos demos cuenta.

Mau Morgó trabaja en Barcelona aunque se ha llevado el estudio consigo para pasar un tiempo en la isla de Mallorca. Desde allí nos respondió a unas cuantas preguntas acerca de este último proyecto:

The Creators Project: En el vídeo vemos un montón de efectos de data mosh y glitchs para reflejar una idea más trascendental y, a priori, poco tecnológica como perder el alma ¿De dónde sale exactamente la idea y cómo consigues que la banda acepte una propuesta así?
Mau Morgó: No estoy seguro de si se debe a la crisis en la que me ha tocado crecer creativa y profesionalmente o la música que escucho pero tiendo a incluir una atmósfera misteriosa y oscura a mi trabajo. 

Hace un tiempo descubrí a los sentinelese, una tribu indígena muy aislada y muy violenta al contacto con otros humanos, que al parecer creen que las cámaras fotográficas roban el alma, supongo que no podían entender verse físicamente representados en un papel. Les conté esta idea a la banda y les encantó. Así que me enviaron un .ZIP con todas las fotografías que hizo Todd Baxter, y no me explicaron nada más, ni tan solo el concepto de la sesión de fotos, así que decidí tirar por mi propio camino. Habitualmente envío dos propuestas diferentes, un camino seguro y otro arriesgado; el seguro fueron las memorias hackeadas utilizando las fotografías que ya tenían y funcionaban muy bien para la banda y el planteamiento del disco.

Primero estaba el trabajo de Todd Baxter y luego tu interpretación de sus imágenes para desarrollar la metáfora visual, ¿cómo fue esta parte del proceso y cómo es trabajar con el material de otro?
Interpreté las fotos de Baxter como si fuesen fotogramas de una historia. En vez de robarnos el alma, alguien entraba en nuestro cerebro y manipulaba nuestros recuerdos y creaba unos nuevos, el título del .PDF que envié fue “Hacked Memories”. Imaginaba como alguien desde un ordenador entraba en nuestro cerebro y jugaba a eliminar y modificar parte de nuestros recuerdos, haciéndonos creer cosas imposibles y forzando al cerebro a reinterpretar lo que esa otra persona estaba haciendo.

Trabajar con el material de otra persona es bastante complicado porque no sabes dónde está el límite de lo que puedes y de lo que no puedes hacer. De hecho no sé qué piensa Todd Baxter de lo que hice con sus fotografías. Seguramente no esté muy contento con mis encuadres y del destrozo digital pero la banda, el sello y yo estamos encantados. Por suerte en todo el proceso no he cruzado ni una sola palabra con Baxter. Aunque ahora me gustaría saber que piensa sobre el resultado.

También en relación al trabajo de Baxter, que es anterior al tuyo, ¿qué narrativa salía de la canción y la dirección de arte del disco, luego de las imágenes y más tarde de tu edición del vídeo?
La canción Inside Out, habla sobre cómo el tiempo se ha dado la vuelta, de una gravedad muy intensa, y de no perder el tiempo con Holly Rollers, esos cristianos locos que suelen tirarse por los suelos seducidos por el espíritu santo, gritando como locos y dando vueltas por el suelo como si estuviesen en una rave drogados hasta las cejas.

La banda quería que las fotografías se basaran en esta estética sectaria y de líderes religiosos, pero sin un toque irónico. Tomándolas en serio como si realmente creyesen en ello. Así que mi idea para el video seguía bastante su juego, hacíamos ver que este líder religioso estaba hackeando nuestros recuerdos, inculcándonos su creencia a través de internet a nuestro cerebro, haciéndonos creer lo que realmente no queremos.

Por último, ¿eres fan de Spoon o has tenido que hacer un esfuerzo al acercarte a su música (muy respetada dentro del art rock)?
Me da un poco de vergüenza admitirlo pero conozco Spoon porque veía OC (Orange County), aquella serie que ocurría en California, en la que un chico de un barrio marginal y familia desestructurada se ve arropado y adoptado por una familia bien, la típica familia viviendo el sueño americano en todo su esplendor. Me descargué la banda sonora de la serie y ahí estaba The Way We Get By. Tampoco soy ultra fan, pero esa canción estaba en un CD del coche, así que la escuchábamos bastante. Después del Wintercase en el 2007 les perdí la vista totalmente. Pero respondiendo a tu pregunta no, no he tenido que hacer un esfuerzo inhumano por acercarme a Spoon. Es cierto que Ahora mi gusto musical ha virado bastante. Pero Me gusta mucho forzarme a salir de mi zona de confort y arriesgar con cosas nuevas.

Seguramente habrá personas a las que les haya gustado el resultado del trabajo de Mau Morgó que estarán interesadas en conocer qué herramientas usó para la edición. El trabajo fue hecho fundamentalmente en After Effects de Adobe, especialmente con el menú distort de la carpeta de efectos. Según el propio Morgó esta herramienta es “una mina de oro”.